Blog, Experiencias

Porteo y mascarillas

En breve hará un año que debemos incluir este complemento, que nos parapeta de los virus, en nuestro día a día.

¡Y a veces nos complica todo el llevarlo! Sobre todo a la hora de portear…

Lo veo cada día cuando hacemos una videollamada o cuando si nos dejan, «nos vemos» con cierta distancia. Con la mascarilla puesta, no se te ves bien al mirar hacia abajo.

Así que un fuerte aplauso para todas esas familias que se animan a ser porteadoras, y que han tenido sus inicios en estos momentos tan extraños.

Les deseo que confíen en su instinto, y en su tacto.

Quienes ya me conozcan recordarán (y para quienes no, aquí se lo cuento) que yo siempre digo que no tienes que fiarte de los espejos para comprobar si estás porteando bien.

Ya que no siempre tendrás uno para poder asegurarte de que la postura de tú bebé es la correcta.

Así que de siempre animo a la gente a que a través de sus manos, palpe a su bebé para comprobar como esta colocado (de ahí la importancia de que nuestro portabebés sea ergonómico y nos permita comprobarlo), y si al final todos hemos aprendido a hacerlo genial, seguro que ¡También podemos con esto!

¡Os deseo un feliz tiempo de porteo a todas/os!

Y que si tenéis dudas sobre si lo estáis haciendo bien, o si vuestro portabebés es el adecuado, os pongáis en las manos de esta profesional, que lo hace todo desde el corazón.

Las mascarillas nos tapan la cara, pero no el alma.

 

Irene Sarriá

Asesora de porteo certificada.

Deja una respuesta