Muchas veces nos preguntamos cuál es la postura que debe adquirir nuestro bebé dentro del portabebés.

Cada bebé es un mundo, pero podemos decir que hay como un ABC a seguir para poder decir que estamos porteando de forma ergonómica.

Y este será siempre desde un punto de vista en el que se respeta la fisiología de su cuerpo, como puedes ver la foto de la derecha (de mi hija Daniela), queda claramente marcada cuál es la posición del cuerpo más adecuada para su comodidad.

Que mejor para detectar esta postura que tanto perseguimos con el porteo, que echar un ojo a nuestro bebé cuando adquiere una posición relajada al dormir por ejemplo.

Pero también para su desarrollo, ya que si se respeta el tono de su espalda (que este más en forma de C o erguida), y que las rodillas estén a una altura por encima de las caderas (la conocida postura ranita), contribuimos a su correcto desarrollo.

Aunque ojo, en ocasiones nuestro bebé necesita una ayuda profesional, de por ejemplo, de las manos de un fisioterapeuta pediátrico porque adivinad…

¡Los bebés también se contracturan!

Porque en ocasiones bien por la postura dentro de la tripa o por el tipo de parto, podemos encontrar que nuestro bebé tiene problemas a la hora de extenderse, o de cambiar de posición.

Resumen sobre la postura ergonómica del bebé porteado:

  • Vías respiratorias libres: que tú bebé no meta la cabeza hacia dentro.
  • Espalda curvada según su tono muscular: no es lo mismo estar domirdo que despierto, ni un bebé con mucho tono u otro que va más despacio con su desarrollo.
  • Rodillas más altas que el culete: para que la cabeza del femúr este bien encajada en el acetabulo de la cadera y esta se refuerze ¡que luego hay que salir corriendo!.
Abrir chat