Bueno, si os ha llamado la atención el nombre de este fular, ya os digo que…¡no es para menos!

Mi amiga Alicia de Yoporteotuporteas decidió poner a viajar este precioso fular, en talla cinco (ósea cuatro con veinte metros de tela), de la marca Italiana Lovaloom.

Y no pude resistirme a probarlo porque… ¡me encanta el color amarillo!

Cuál fue mi sorpresa al sacarlo de la bolsa, pues resulto ser un fular muy suave al tacto, muy fácil de anudar, dando igual los kilogramos que le echases, y con una pelusilla muy interesante en él, ya que su composición de 275 gramos es de…

  • 34% Algodón
  • 18% Lino
  • 48% Viscosa de Banana

¡Alucinante! Parece de broma, pero no lo es, con las tecnologías con las que contamos hoy en día, se pueden hacer fibras con casi de todo, y desde luego, este fular vale lo que piden por él (aunque no sea asequible a todos los bolsillos).

En casa pude trastearle un poco, y grabarme algún vídeo con el muñeco de porteo, que ya puedes ver en mis redes.

Aunque la prueba definitiva fue cuando dimos un paseo en la nieve con papa, y entonces monte a Daniela en la espalda, ya que la nieve le hizo gracia solo los primeros días (normal, porque esta muy fría).

Y aunque al principio me costo un poco encontrarme cómoda porteando debido a la chaqueta, que hacía que se me escurriera el abrigo. Probé un nudo canguro a la espalda, y una cruz envuelta sin éxito pero con el resultado de una buena sudada.

Y finalmente di con la tecla con un nudo llamado el ahorcado, así fue como conseguí sujetar a Daniela de forma cómoda sin que se me moviera el fular por culpa del dichoso abrigo, y esta callo en el embrujo de la banana ja ja ja

La verdad es que no note nada de frío, y cuando llegamos a casa Daniela estaba muy calentita, así que con las raras temperaturas frías que estamos teniendo estos días en Toledo gracias a Filomena, yo le puedo dar el aprobado, con pena me queda la duda de que tal funcionara con el calor, ya sea seco o húmedo.

Pero nosotras ya porteamos cada vez menos, y no pueden entrar más cosas en casa sin que salgan otras je je je Aunque la verdad es que, no me importaría tener este fular dentro del cestillo para los ratos de porteo.

¡Que pena me dio que tuviera que continuar su camino, pero al menos pude probarlo!
¡Desde luego, tengo por seguro que quién haya adquirido este portabebés, ha hecho una compra excelente!

Por aquí te dejo la web, para que puedas como yo, soñar con que sacan una línea de preciosas bragas ja ja ja

https://lovaloom.myshopify.com/products/petalissimo-go-bananas-v2?variant=38773428125847

Por la ley llamada LGPD, y ahora también hecho reglamento RGPD, los desarrolladores nos vemos obligados a mostrar un mensaje de si el usuario acepta que usemos cookies. Todo esto se debe en parte por el miedo por las cookies, quizá por el desconocimiento de lo que son o para qué sirven. Estás son simples ficheros de texto en plano que no contienen absolutamente ningún programa. No se ejecutan ni pueden infiltrarse en un ordenador, pero ya puestos a hacer leyes no nos queda otra que obedecer. Éstas cookies, o galletas en castellano, se usan para hacer carritos de compra en tiendas online, almacenando los productos que estas comprando. A veces se usan para asegurar una sesión, evitando gracias a ellas que otros usuarios suplanten la identidad de otros. Más que un peligro para el usuario, que no lo son, son una gran ayuda para todos.    Más información
Privacidad