Si me seguís en redes sociales puede que os hayáis dado cuenta de mi enamoramiento con esta mochila, y os voy a contar porque me gusta tanto.

En relación calidad-precio, me parece un modelo súper bueno y competente.

Ha priori podría parecer una mochila evolutiva más, de tejido de fular, pero ¡tiene una ventaja genial!

Si os pasáis por mis videos sobre ella, veréis que no le falta detalle para ajustarse de forma casi perfecta al cuerpo del bebé y del porteador (digo casi porque todos los portabebés tratan de imitar a la perfección con la que recoge un fular a un bebé).

Me encanta el tipo de broche para sujetar la capucha, da mucho juego, porque al tener formad de pinza abierta, puedes sujetar la capucha o ¡tu mochila de enseres!

Pero el punto más bueno y más importante de esta mochila (a parte de que recoger genial a un bebé pequeño) es que los acolchados son como una nube.

 

Han elegido un acolchado perfecto para personas que recién acaben de ser madres, o que como yo, tengan problemas con su suelo pélvico, y todo lo que toque la zona del abdomen refiera una gran molestia.

Y para saber si era una mochila cómoda como aparenta, tanto con bajo peso como con alto, he montado también a Daniela (que tiene casi cuatro años, mide un metro largo ya, y pesa unos 15 kg).

Ya se le quedaba pequeño el panel, pero me seguía sintiendo muy cómoda con la mochila, por lo que si no deseas pasar por comprar una toddler, es genial saber que para un apuro cuando sea grande tú peque funciona.

 

Y aprovechando que os he grabado un vídeo para que la pudieseis cotillear al detalle, os le dejo aquí:

Abrir chat