Estos días me llego un paquete muy especial ¡porque estaba lleno de portabebés de la marca Neko slings!

Así que ni cortas ni perezosas nos hemos puesto manos a la obra para hacerle el rodaje a los que aún no habíamos tocado.

¡La verdad es que el fular usado para este onbuhimo es una preciosidad! Parece absorber la luz, es muy alegre; para quien sea nuevo por aquí le aclaro que esta casa fabrica sus propios fulares y los transforma en una variada gama de portabebes.

El onbuhimo me pareció muy suave al tacto y básico, fácil a la hora de ajustarlo al tamaño de tú peque, yo lo he probado con Daniela que ya tiene veinte meses, por ser la versión toddler. Y lo que más me ha gustado es el sistema para encoger el panel de ancho, me ha parecido cómodo aunque al ser por corchetes te limita un poco a la hora de abrir o cerrar, con otros que llevan cordones y haces dos nudos tienes más juego, pero a veces yo hago el bolsillo tan profundo que me clavo el nudo en la espalda.

Y es que Daniela ya quiere ir sacando los brazos en el portabebes la mayor parte del tiempo.

Pasando a Daniela a la espalda

El acolchado que trae es muy mullido y fino, así que dependerá mucho de tu condición física para que te sientas cómoda porteando durante mucho rato con este portabebes. Yo definitivamente estoy molida y no aguanto portear con ellos por mucho que me atraigan, tengo pendiente una visita a la fisio para suavizar una contractura que me esta dando guerra, así que aguanto poco rato porteando con los onbuhimos pero ¡son una maravilla de rápidos! Y ocupan tan poco espacio que es un portabebés realmente útil para llevar encima sobre todo con peques que ya caminan y no pasan tanto rápido en el portabebes.

Como aún lo tengo por aquí, si quereís probarlo vosotras mismas ¡mandadme un mensaje sin pudor!

¡Gracias por leer!

Abrir chat