Blog, Información

Reparar fulares

Puede que el título te haya parecido llamativo, y es algo normal, voy ha hablarte de ello.

Resulta que ha veces sin querer bien con nuestras manos o con objetos, podemos enganchar el fular y sacarle los hilos cuando estamos ajustándole o usándole.

Normalmente esto no afecta para portearlos, pero con el paso del tiempo corremos el peligro de que nuestro fular se vaya estropeando cada vez más. Así que te recomiendo cuidar tú fular muy bien (o bandolera, que también es susceptible de sufrir enganchones), y en caso de que te suceda, no dejarlo estar y arreglarlo.

Y bien, ¿Cómo se hace?

Pues aquí entra en juego la destreza de cada una, aunque es algo que puedes delegar a manos más expertas, si tienes una aguja en casa, tú misma lo puedes remediar.

En mi caso ya he reparado varios fulares y bandoleras (fulares viajeros o comprados de segunda mano), y algunos con una separaciones increíbles entre los hilos, así que ya me sale como como dice aquel refrán, <<como coser y cantar>>.

Se trata de buscar la dirección del hilo que se ha salido, para ayudarle a recolocarse, moviéndolo con la aguja poco a poco. Te llevará un rato, pero merece la pena.

En caso de que el hilo se haya partido (esto si que es una faena bien gorda), entonces no estaría de más que con un hilo de otro tipo, les hicieses unos pequeños nudos de unión o para que el portabebés no continúe deshilachándose.

Siempre llevo las uñas cortas, pero alguna vez me ha sucedido que le he sacado un hilo y… ¡Vaya descomposición de cuerpo me ha dado!

¿Y tú? ¿Necesita alguno de tus portabebés una reparación?

Irene Sarriá.

Deja una respuesta