El nacimiento de Emma

Creo que nunca he contado por aquí uno de los momentos más importantes de mi vida. Os advierto de que es un relato de parto casi con pelos y señales, por desgracia, un caso más bastante fuerte de violencia obstétrica. En un momento se me junto el día que vi nacer a mi...

Nuestro parto, gracias.

Esta entrada del blog se sale de la línea que estoy siguiendo, pero me apetecía mucho compartirla. Daniela, mi segunda hija, nació en un hospital público de Madrid a pesar de vivir en Toledo. No olvido que esto fue posible en parte también gracias al acompañamiento de...
Por la ley llamada LGPD, y ahora también hecho reglamento RGPD, los desarrolladores nos vemos obligados a mostrar un mensaje de si el usuario acepta que usemos cookies. Todo esto se debe en parte por el miedo por las cookies, quizá por el desconocimiento de lo que son o para qué sirven. Estás son simples ficheros de texto en plano que no contienen absolutamente ningún programa. No se ejecutan ni pueden infiltrarse en un ordenador, pero ya puestos a hacer leyes no nos queda otra que obedecer. Éstas cookies, o galletas en castellano, se usan para hacer carritos de compra en tiendas online, almacenando los productos que estas comprando. A veces se usan para asegurar una sesión, evitando gracias a ellas que otros usuarios suplanten la identidad de otros. Más que un peligro para el usuario, que no lo son, son una gran ayuda para todos.    Más información
Privacidad